Los recién comulgados ofrecen una corona a la Virgen María como culminación del mes de las flores

Un instante de la celebración religiosa

En la misa de la tarde de ayer, 31 de mayo, celebrada en la Iglesia Parroquial San Martín el Real de La Pola, se daba continuidad a una de las tradiciones típicas de estas fechas en la principal parroquia lenense, en la que los niños y niñas que recibieron la comunión en estas semanas previas eran protagonistas.

Como el último día del mes de mayo de cada año, los y las jóvenes que en las dos semanas anteriores recibieron su primera comunión le ofrecían a la Virgen una corona de flores, «como culminación del mes de mayo, el mes de las flores«, señalaba el párroco.

Vestidos y vestidas de comunión, los y las jóvenes realizaban ante la mirada de los feligreses el ofrecimiento de la corona de flores a la Virgen María. El párroco Pedro Riera González señalo durante el culto que «es una tradición bonita que debemos de conservar y debemos de esforzarnos por conservar«.

No será la última vez que los niños/as se vistan de comunión, todavía queda la celebración del Corpus Christi, donde si el tiempo lo permite, el próximo domingo 19 de junio los y las jóvenes saldrán en procesión, también como marca la tradición.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 + 3 =