«Ahora fue Campomanes, la siguiente va a ser La Pola», alertan los afectados tras el cierre de la única sucursal bancaria de la zona rural

Vecinos protestan en La Pola ante el cierre de la única sucursal bancaria de Campumanes

Hoy era el último día con la oficina de Unicaja Banco (antigua Liberbank) abierta en Campumanes. Desde mañana cuando un vecino de dicha localidad (o de los valles del Güerna o Payares) quiera realizar cualquier gestión bancaria, ya no podrá acudir a la oficina de Unicaja Banco en Campumanes, tendrá que desplazarse, al menos, hasta La Pola.

Ante esto, un grupo de afectados por el cierre se manifestaba esta mañana en el centro de La Pola, frente a la sucursal de la entidad hacían sonar sus reivindicaciones, sujetaban carteles con consignas y atendían a los medios, buscando una visibilidad que pueda revertir la situación, bien porque el banco de marcha atrás o porque otra entidad se interese en acercarse a Campumanes.

Mari Loli, presidenta de la Asociación de Vecinos de Campumanes, y Auri Villar, presidenta de la Asociación Vecinal Gonzalo Castañón, procedían a la lectura del manifiesto con el que verbalizaban «el malestar de todos los vecinos y vecinas del Valle del Güerna, de Payares, de Campumanes y de todos los alrededores, que directamente nos vemos perjudicados por el cierre de la oficina de Unicaja Banco en Campumanes«.

«Este cierre supone un paso gigantesco hacia la desaparición del modo de vida de los pueblos del concejo de Lena, somos vecinos que nos veremos obligados a desplazarnos para realizar las operaciones bancarias, teniendo como consecuencia un mayor gasto en combustible, o para los negocios locales la perdida importante de clientes«, se apuntaba en el mismo, que añadía «una merma de negocio en todos los ámbitos de nuestros pueblos, pero también para La Pola«.

Ya en abril una manifestación, con similares objetivos, había recorrido el centro de Campumanes, llegando a ocupar un carril de la N-630. Hoy, de nuevo, se recogían firmas para enviar a la entidad, que ante anteriores comunicaciones de los vecinos dio la callada por respuesta, sin tan siquiera contestar a sus reclamaciones, ya fuera de forma positiva o negativa.

«Ahora fue Campomanes, la siguiente va a ser La Pola«, alertaban los presentes en la protesta, que lamentaron que nadie del banco saliera a dialogar con ellos. «La merma bancaria en el concejo no es solo en Campomanes, es en La Pola, aquí ya son varios los bancos que trabajan con los mal llamados ‘agentes’, que no son más que falsos autónomos«, añadían.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diez − 6 =