El Servicio de Emergencias del Principado ha practicado 122 rescates en los siete primeros meses del año, el 74% en la montaña

El Servicio de Emergencias del Principado (Sepa) ha practicado 122 rescates desde principios de año y hasta el pasado lunes, el 74% en la montaña, con un total de 90 intervenciones. Otras 13 actuaciones del grupo con helicóptero medicalizado de Bomberos de Asturias responden a asistencias en la playa y el mar (11%), mientras que las 19 restantes (15%) se centran en ríos y otros espacios del medio natural.

La mayor parte de los rescates se activan por lesiones en los miembros inferiores de los excursionistas, vinculadas a menudo al uso de un calzado inadecuado. También son motivos frecuentes de intervención la desorientación de senderistas por un cambio en las condiciones meteorológicas, como por ejemplo la niebla, o las personas que se quedan atrapadas por la subida de las mareas.

Ante la previsión de alta afluencia de turistas en Asturias en las próximas semanas y de numerosas alternativas deportivas y de ocio en espacios abiertos, el Sepa pide prudencia a la ciudadanía para evitar accidentes y riesgos innecesarios.

La orografía y el paisaje del Principado invitan a disfrutar de actividades en la naturaleza: el mar, las playas, las diferentes cuencas fluviales, la montaña y, muy especialmente los Picos de Europa, son destinos habituales para la práctica de variadas disciplinas. En verano, estas actividades son aún más frecuentes, por lo que resulta imprescindible extremar las precauciones para evitar accidentes.

•    Recomendaciones en la montaña

En la montaña se realizan múltiples actividades de ocio y deportivas con diferente grado de riesgo: senderismo, escalada, barranquismo, rápel, etcétera. Las propias características de estas disciplinas y el medio en el que se desarrollan exigen tomar precauciones para eludir peligros.

Así, además de aplicar siempre el sentido común, es necesario seguir recomendaciones básicas: planificar el recorrido, la distancia, el desnivel y el tiempo; informarse de las previsiones meteorológicas, llevar el móvil cargado y, en la medida de lo posible, también baterías auxiliares; portar agua, comida, un pequeño botiquín, mapa, brújula o GPS, e informar a familiares o amigos del plan previsto y de la hora estimada de regreso.

Es mejor salir siempre acompañado y resulta clave adaptar la actividad a la condición física de cada cual y, en el caso de grupos, a la persona de menor resistencia. También se aconseja llevar ropa y equipos apropiados para la época del año y las condiciones del terreno.

Una vez en ruta, si la meteorología se vuelve adversa, se recomienda interrumpir la marcha y dirigirse hacia un lugar seguro. También es básico administrar energías y recursos para afrontar el regreso con garantías, así como tener en cuenta la hora del ocaso y evitar pasos de riesgo, como laderas o pedreras.

  • Recomendaciones en las playas

En esta época del año, las actividades de ocio en la costa, tales como la pesca, las zambullidas desde las alturas, el buceo, la natación y otras actividades acuáticas pueden provocar accidentes, bien por imprudencia o por un cambio en las condiciones de la mar.  

En la playa es preciso seguir en todo momento las indicaciones y los avisos del personal de salvamento, así como informarse de los horarios de las mareas para pasear por la costa o pescar en los acantilados.

Ante cualquier emergencia se debe llamar al 112 para que el personal del Sepa valore la situación y movilice los recursos oportunos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 5 =