Ayuntamiento y CSI se oponen al cierre de la sucursal de Unicaja en Campumanes

Imagen Google Maps

En un comunicado, el CSI denunciaba el «castigo desmesurado» que para las cuencas mineras y el occidente asturiano supone el cierre de una veintena de oficinas de Unicaja, como parte del proceso tras la fusión con Liberbank.

Esta mañana, Genma Álvarez se dirigía a Unicaja Banco para, en calidad de alcaldesa «reiterar la conveniencia de no eliminar la sucursal de su banco en la localidad de Campomanes«. En la carta, que pueden ver completa al final de esta información, recuerda que gran parte de los clientes de la sucursal «no cambiaron sus cartillas desde que era Cajastur«.

Entre los argumentos que emplea Álvarez para oponerse al cierre se encuentran que «se trata de una población con una media de edad muy elevada» y que el cierre «implicaría que sus clientes se tengan que desplazar varios kilómetros para hacer las mínimas gestiones«.

La alcaldesa recuerda además que la sucursal no solo da servicio a Campumanes, sino también a los vecinos del Valle del Huerna y Valle de Payares «sumando más de 1.000 habitantes que quedarían sin ninguna sucursal bancaria en la zona».

Además de mostrar su oposición al cierre y pedir que se replanteen la decisión, la alcaldesa hace un llamamiento a que en caso de cierre se mantenga el cajero automático.

En las últimas horas, desde el CSI pedían tanto al gobierno regional como a todos los ayuntamientos afectados que mostraran su rechazo al cierre y les plantaran cara.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

tres × 4 =